Proceso de duelo por el fallecimiento de un bebé

ESTOY EMBARAZADA MUERTE BEBE OK

La muerte de un hijo, es uno de los eventos más dolorosos y devastadores que cualquier mujer pueda enfrentar. Cuando esa pérdida sucede en el periodo que va desde la concepción hasta el primer año de vida, se trata de un duelo perinatal.

La muerte perinatal se caracteriza porque la vida y la muerte están muy próximas y porque prevalece una sensación de vacío por la ausencia de alguien tan importante para los padres como es el bebé que ha fallecido durante su primer año de vida o que venía en camino.

Desafortunadamente es frecuente que cuando acontece ese tipo de pérdidas o duelos, los familiares y amigos no alcanzan a entender lo doloroso y difícil que es para las madres haber perdido al bebé que venía en camino o que acababa de nacer, cuando en realidad esta pérdida es tan dolorosa como la muerte de cualquier hijo.

Otros factores que dificultan este duelo son la pérdida de la posibilidad de convertirse en madre o padre si es que se trata del primer bebé.

En los casos en que la muerte del bebé habría podido evitarse, como es el caso de los fallecimientos debido a una negligencia médica, el dolor de la pérdida se intensifica. Es mucho más difícil aceptar la pérdida, lo que prolonga y complica el proceso de duelo.

Si bien nada puede quitar el dolor ni llenar el espacio que el bebé ocupaba en su corazón, es importante reconocer el sufrimiento, que tengan la oportunidad de despedirse y llorar a su hijo y compartir los sentimientos con otras personas que han sufrido pérdidas similares.

Para muchas personas también es importante poder realizar un ritual de despedida. El problema es que, si la pérdida se produce durante el embarazo, no suele haber posibilidad de hacer funeral o entierro. Más aún cuando el fallecimiento se atribuye a una mala práctica médica las personas que están alrededor pueden evitar hablar del bebé para evitar más sufrimiento.  Cuando los padres se sientan preparados, pueden realizar una despedida simbólica ya sea escribiendo una carta dirigida a su bebé, o plantando un árbol en su memoria e incluir a las personas más cercanas para ayudarse a conservar los recuerdos más amorosos de su bebé.

Es importante buscar ayuda profesional cuando no se tiene apoyo emocional en el entorno o cuando no se note mejoría en el dolor experimentado en el plazo de seis meses.

Cuando el fallecimiento se atribuye a una negligencia médica además de requerir apoyo psicológico, es importante buscar asesoría legal con el propósito de buscar justicia restaurativa. Si bien no hay forma de reparar el daño, es importante hacer valer los derechos del bebé que falleció.

Si alguna madre o padre ha vivido la dolorosa experiencia de perder a su bebé por una negligencia médica, tiene derecho a una justa indemnización.

Para saber más o para solicitar asesoría legal, no dude en consultar nuestro Canal de YouTube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s