Prevención de cáncer cervicouterino

PROKREA Prevención de cáncer cervicouterino dia ok

El cáncer cervicouterino o CaCu es una enfermedad que se origina en el cuello o cérvix del útero y que paulatinamente puede extenderse a órganos cercanos o lejanos al útero. Esta enfermedad se origina porque células anormales se dividen excesivamente, no mueren fácilmente e invaden otros tejidos u órganos del cuerpo con facilidad.

Una vez que las células anormales del CaCu invaden órganos cercanos o lejanos al útero entonces el pronóstico de vida para la mayoría de las pacientes con CaCu se reduce significativamente (entre algunos meses y hasta 5 años como máximo). Sin embargo, cuando las células de CaCu aún están aisladas en el cérvix entonces se pueden quitar mediante cirugía (histerectomía o extracción de todo el útero) y/o radioterapia y quimioterapia. Además, existen lesiones previas al desarrollo de CaCu, llamadas lesiones intraepiteliales (NIC) que pueden tratarse con crioterapia y/o conización (congelar y retirar las NIC del cérvix) para evitar que se desarrollen las células anormales que generan CaCu. Si se detectan las NIC o las células anormales de CaCu aisladas en el cérvix entonces el pronóstico de vida para la mayoría de las pacientes mejora y pueden vivir décadas sin fallecer a causa del CaCu. Por lo tanto, la detección temprana de las NIC o de las células anormales de CaCu aisladas en el cérvix es prioridad en el Sector Salud y es responsabilidad de cada mujer en el planeta Tierra.

  Actualmente existen pruebas de tamizaje para detectar las NIC o las células anormales de CaCu aisladas en el cérvix, no obstante, también existe un método para disminuir el riesgo de desarrollar CaCu: la vacuna para reducir el riesgo de contraer una infección por el virus de papiloma humano (VPH). Esta vacuna se aplica a mujeres de entre 9 y 14 años que no han tenido relaciones sexuales. La vacuna evita (en un 99%) que la mujer se contagie por los VPH 16 y 18, los cuales son los principales (no los únicos) causantes de CaCu. Por lo tanto, al evitar con la vacuna la infección por VPH se reduce significativamente el riesgo de desarrollo de CaCu, pero las mujeres vacunadas al igual que el resto de la población femenina se deben incorporar a los protocolos de tamizaje (de detección temprana) para NIC y células de CaCu aisladas en cérvix.

  Los protocolos para detección temprana de NIC y células de CaCu aisladas en cérvix incluyen las siguientes pruebas:

    1) Prueba de Papanicolaou o citología cervical, en la cual “se raspa” el cérvix para obtener las células y observarlas al microscopio para conocer si son células sanas, células de NIC o células de CaCu. El Papanicolaou se debe realizar cada año o cada dos años si los últimos dos reportes (consecutivos) fueron negativos.

    2) Colposcopia, en la cual se observa con una cámara el cérvix y se buscan lesiones del cérvix que puedan sugerir la presencia de NIC o CaCu, luego se analizan estas lesiones y se toma una biopsia o muestra para enviarla a estudio con microscopio y otras pruebas histopatológicas. Durante la colposcopia se aplica una sustancia (ácido acético) que también permite detectar lesiones sugerentes de NIC o CaCu. Sin embargo, la colposcopia no sustituye al Papanicolaou, sólo lo complementa, por lo que las mujeres deben realizar ambas pruebas. La colposcopia se debe realizar cada 3 años o antes si el Papanicolaou reporta una NIC o CaCu.

  Algunos métodos que ayudan a disminuir el riesgo de desarrollo de NIC o CaCu son:
  • Aplicarse la vacuna contra VPH.
  • Usar condón y evitar fumar.
  • Iniciar la vida sexual activa después de los 18 años y no tener más de 2 parejas sexuales estables en la vida.
  • Mantener una dieta balanceada y suficiente para evitar la desnutrición.

  De acuerdo con la OMS, el CaCu provoca todos los años más de 270 000 muertes, el 85% de ellas en países en desarrollo. En 2018, más de 72 000 mujeres desarrollaron CaCu y casi 34 000 fallecieron por este cáncer en América Latina. La vacunación y las pruebas de detección temprana pueden reducir significativamente estas muertes.  “Es hora de poner fin al cáncer cervicouterino, vacúnate y hazte el Papanicolaou, esta es la mejor manera de conmemorar el 26 de marzo, Día Mundial de la Prevención del CaCu”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s