Derechos reproductivos: “Mi cuerpo es mío”

el

PROKREA VIOLENCIA OBSTETRICA 09 ok

“Mi cuerpo es mío”, se trata de una frase recurrente en la lucha de las mujeres por la igualdad. No obstante, el hombre también tiene derecho a defender su cuerpo, pero la lucha por los derechos reproductivos es icónica de las mujeres ya que biológicamente son ellas quienes poseen el aparato reproductor que alberga a futuros humanos. Lo anterior también es tema de debate puesto que unos definen humano a la fusión de un óvulo con un espermatozoide y otros definen al humano como aquel que ya posee todos los órganos y sistemas del cuerpo humano.

            En marzo de 2015, un día después del Día Internacional de la Mujer, el Parlamento Europeo apoyó un reporte que exige el derecho al aborto a solicitud de la mujer. Esto fue recibido con gran alboroto, principalmente entre los medios cristianos de comunicación. ¿Mi cuerpo es mío? Numerosos titulares de prensa en los últimos años han señalado una narrativa muy diferente: “Tailandia prohíbe el negocio de la maternidad subrogada”, “Texas obliga el cierre de clínicas de aborto”, “Ciudad de México legaliza el aborto y se abren clínicas de aborto”, “Activistas antiaborto organizan la Marcha anual ProVida en Berlín”, y recientemente “En Nuevo León, México se penaliza el aborto”.

            Christa Wichterich, socióloga y publicista, elaboró un reporte donde describe tres puntos centrales que pueden influir en los derechos sexuales y reproductivos: 1) Las normas, los valores y derechos sociales; 2) Las políticas de población y demográficas; y 3) El poder de las tecnologías reproductivas y la biotecnología. Este enfoque permite abordar las interacciones culturales, políticas y religiosas, para ofrecer un entendimiento de las diferentes influencias que actualmente repercuten en los derechos sexuales y reproductivos. El enfoque anterior incluso se aplica en poblaciones de un mismo país, regiones como CdMx y Nuevo León, en México, son un claro ejemplo de lo ambiguo que es actualmente decidir entre si las mujeres tienen derecho a no a decidir sobre su cuerpo es o no de ellas.

            La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, establece cómo “los derechos de las mujeres son derechos humanos”, en esta Conferencia se genera una declaración sobre los Derechos de las mujeres y puede ser consultada en el siguiente link http://www.un.org/womenwatch/daw/beijing/pdf/BDPfA%20S.pdf, en dicha declaración se incluyen derechos reproductivos y se redacta “La salud reproductiva es un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo y sus funciones y procesos. En consecuencia, la salud reproductiva entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no hacerlo, cuándo y con qué frecuencia”. Esta postura fue adoptada desde 1994 y apoya claramente el derecho a decir “Mi cuerpo es mío y tengo derechos reproductivos”, dicha postura busca que los derechos reproductivos sean internacionalmente aceptados.

            La lucha por el derecho a la libre determinación sexual y reproductiva continúa, y también debe contemplar la lucha por la determinación sexual y reproductiva de las personas lesbianas, gay, bisexuales, transgénero e intersexuales (comunidad LGBTI). Desde 1994 los avances en salud sexual y reproductiva se han reducido a legislación de mortalidad materna y violencia doméstica, no existe una tendencia exponencial de progreso en este ámbito. Los derechos sexuales y reproductivos siguen siendo controvertidos y disputados, y cualquier avance puede ser cuestionado una y otra vez evitando que el avance sea realmente un logro. Encabezados como: “Apple y Facebook han anunciado que ofrecen la congelación de óvulos a sus empleadas como política para promover la carrera profesional y favorecer a las familias” y “El Presidente Erdogan exige que cada mujer turca dé a luz por lo menos tres niños en apoyo a la nación”, son un claro ejemplo de que aún no hemos avanzado en que los derechos sexuales y reproductivos sean universales.

            En Tailandia, América Latina (incluyendo México) y otros países, existen niñas que son forzadas a casarse o son vendidas a proxenetas que las obligan a prostituirse; esta situación viola los derechos humanos de las niñas, particularmente en el campo de la sexualidad. Es por ello que debemos buscar que se hable menos de derechos humanos y se hable más de derechos sexuales y reproductivos. A continuación les dejo un link donde pueden consultar algunos de los derechos sexuales y reproductivos:

Derechos sexuales y reproductivos Descargar PDF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s